domingo, 31 de julio de 2011

MARIQUITA

La que me faltaba por ver, aquí está, la mariquita por antonomasia, la que no para de andar de los pulgones detrás, paseando la su gracia, con su rojo carmesí y los sus siete lunares, la cuentadedos le llaman, ya todos sabéis por qué.

Ah, Linneo la bautizó Coccinella septempunctata
. Se ha comprobado que una larva de mariquita se puede zampar lo largo de su desarrollo unas 3100 cochinillas
Anualmente nacen dos generaciones de mariquitas de siete puntos de unas puestas de unos 400 huevos
. Las larvas acabadas de nacer devoran los huevos de la puesta a la cual pertenecen que todavía no han eclosionado
En caso de peligro, las mariquitas se hacen el muerto, como muchos escarabajos, y, en caso de mucho peligro, sueltan un líquido amarillo que las hormigas encuentran repelente, pero que no parece afectar a los pájaros
Las mariquitas se encuentran entre los pocos coleópteros que, en general, la gente encuentra bonitos, pero, si su medida aumentara y se volvieran negros, seguramente serian detestadas por la mayoría, como otros muchos pobres escarabajos

2 comentarios:

  1. Me encanta verlas por el jardín detrás de los pulgones...
    Saludos

    ResponderEliminar