martes, 24 de mayo de 2011

RESOLVIENDO LOS ENIGMAS: EL desplazamiento del ZAPATERO

El enigma del movimiento del desplazamiento del Zapatero es más complicado de lo que parece, porque si al adulto le bastaría, aparentemente, con crear unas ondas capilares superficiales, no así al novato, incapaz de mover su par central,que es el propulsor, vertiginosamente (25 m/seg).
La explicación reside en que, como los remos de una barca, las patas de un zapatero crean remolinos que afectan a las capas por debajo de la superficial y cuyo movimiento hacia atrás, es lo que propele al insecto hacia adelante. "Los experimentos han revelado que el zapatero transfiere cantidad de movimiento al fluido bajo él no primariamente a través de ondas capilares sino más bien a través de vórtices hemisféricos producidos por sus patas propulsoras

La conclusión, señala Dickinson, es que los zapateros se mueven como una barca de remos, y tienen rasgos comunes con los animales que vuelan por encima y nadan por debajo.

El siguiente video muestra espectacularmente el exitoso mecanismo para el desplazamiento del Zapatero, que al final consigue el mejor sitio, y eso que parecía torpe.

video

El problema de Einstein...mañana será otro día.

3 comentarios:

  1. Sabía yo que el asunto tenía retranca, Amado.
    Cuando era pequeño me fascinaban estos insectos. Intenté mantenerlos en un acuario y, por la noche, tenían una extraña habilidad para evadirse.
    Vi sus curiosas cópulas y su voracidad al echarle algunas presas cerca. Todavía me quedo embobado mirándolos.

    ResponderEliminar
  2. Ay, por dios, en qué estaría pensando yo para equivocarme de video... maldita sea, que no me gusta empujar al que se está cayendo, que era un video de... oye, Juan V., por qué no vas y nos pones uno de esos de las cópulas del zapatero (el insecto, digo),a cambio prometo uno mío de la cópula de las babosas, a ver cuál es más... impactante (digo entre el de las babosas o el de los zapateros, que todo hay que explicarlo)

    ResponderEliminar
  3. La de horas que he estado mirándolos y la de veces que los he intentado coger y se me han escapado. Curiosísima su habilidad para escurrirse de entre las manos.

    ResponderEliminar